Chat with us, powered by LiveChat Tutorial para la limpieza y cambio de bujías | Ford Mexicali

Las bujías son un elemento esencial para el buen funcionamiento del motor, permiten encender la mezcla de aire y combustible en la cámara de combustión mediante una chispa eléctrica. Actualmente, los fabricantes suelen recomendar la sustitución de las bujías entre los 60,000 y los 90,000 kilómetros.

Su cambio no debe hacerse sólo cuando el material esté desgastado, por lo que lo recomendable es seguir el calendario de mantenimiento de acuerdo con el manual del auto. Aunque hay ciertos comportamientos del vehículo que ayudan a darse cuenta de cuándo hay que cambiar las bujías. Por ejemplo, la falta de potencia en el momento de la aceleración, el no arrancar bien o el aumento significativo del consumo de combustible.

Cuando existe un problema en las bujías del coche, lo más recomendable es proceder a su sustitución, sobre todo para evitar males mayores en el motor. Sin embargo, no siempre es necesario realizar el cambio; en algunos casos puede bastar con limpiar las bujías correctamente. Pero para hacerlo sin causar desperfectos hay que tener claro cómo se limpian las bujías paso a paso.

Tipos de bujías

  • Bujías calientes: tienen la punta del aislador muy larga, por lo que el recorrido de disipación del calor es más lento y así se mantiene una temperatura mínima en la cámara de combustión.
  • Bujías frías: la punta del aislador es más corta y, por tanto, el recorrido que realiza el aire caliente es más corto y también más rápido. Estas bujías facilitan el flujo de calor a través del electrodo y su disipación hacia la culata.

El uso de bujías frías o calientes depende del grado térmico que se necesite transmitir a la culata. Los motores de altas prestaciones requieren bujías frías, capaces de disipar el máximo calor, mientras que los motores de baja potencia necesitaran bujías calientes para mantener la temperatura mínima adecuada.

Paso a paso para cambiar las bujías

1. Localizar las bujías

Para cambiar las bujías, el primer paso será acceder a su ubicación. Suelen estar a la vista o bajo un protector de plástico que cubre el motor. Para realizar el cambio el auto debe estar frío.

2. Desconectar los cables de las bujías

Retira el cable de alta tensión de la bujía que deseas cambiar. Tira de la parte superior del cable con cuidado y presta atención a qué bujías y qué cables estaban conectados.

3. Retirar la bujía y la bobina de encendido

Ahora deberás utilizar un vaso hexagonal y la llave de bujías para desenroscar las bobinas de encendido y retirarlas. Por lo tanto, gire la llave en sentido contrario a las agujas del reloj para extraerla. Una vez la bujía esté lo suficientemente suelta, podrás retirarla con la mano.

4. Limpiar el orificio y colocar las bujías nuevas

Antes de colocar las bujías nuevas, será recomendable limpiar el orificio donde se introducen con el fin de eliminar cualquier impureza.

5. Colocar la bujía nueva y la bobina de encendido

Lubrica la rosca de las bujías y enróscalas con cuidado, aplicando poca presión. Luego, termina de apretar en el sentido de las agujas del reloj con la llave. Coloca la bobina de encendido, apretándola con los tornillos, sin hacer demasiada presión.

El último paso para terminar de cambiar la bujía, será colocar los cables en el mismo orden en el que fueron retirados con anterioridad.

¿Cómo se limpian las bujías del auto?

Los fabricantes no recomiendan limpiar las bujías, ya que son elementos de desgaste y sujetos a su reposición por mantenimiento, pero en algunos casos puede funcionar una limpieza y darles más vida a las bujías.

  • Desmontar el cable de bujía o la bobina de encendido con cuidado.
  • Aflojar la bujía y limpiar todo el contorno de la misma con aire a presión.
  • Retirar la bujía y ponerla encima de un trapo. Marcar cada bujía para asignar a cada cilindro la suya.
  • Limpiar la bujía utilizando alcohol de 90 grados o un limpiador específico. También se puede utilizar un limpiador de carburador.
  • Limpiar bien la rosca con un cepillo metálico. La limpieza del hollín y carbonilla depositada en las roscas de las bujías se elimina con descarbonizantes o limpiadores de carburadores o inyectores.
  • Una vez limpia y revisada, procedemos a montar la bujía. Hay que asegurarse de que está totalmente seca y que el roscado es suave y sin interrupciones, ya que se corre el riesgo de dañar la culata.
  • Colocar la bujía y apretarla según el par descrito por el fabricante.

¿Qué ocurre si falla una bujía?

Las bujías cumplen una actividad indispensable para el funcionamiento del sistema de arranque. Cuando una bujía comienza a fallar, se refleja enseguida en el rendimiento, presentado los siguientes síntomas:

  • Aumento del consumo de combustible para enriquecer la mezcla
  • Alterado funcionamiento de los sensores del sistema de inyección
  • Inestabilidad del ralentí
  • Pérdidas de potencia
  • Dificultades en el arranque

No siempre que existan estos síntomas en el coche quiere decir que el fallo esté en las bujías. Sin embargo, es uno de los elementos que primero se deben revisar al tener algún problema parecido.

Sustituir o limpiar las bujías es un proceso complejo que debe ser llevado a cabo por un profesional mecánico. Es importante tener claro cómo se cambian o cómo se limpian las bujías correctamente, ya que una instalación incorrecta de estos componentes puede conllevar serios problemas relacionados con la optimización del rendimiento del motor y la eficiencia del catalizador.