Chat with us, powered by LiveChat Consejos para cambiar las llantas del auto en emergencias | Ford Mexicali

Al menos una vez en nuestras vidas, hemos tenido la mala suerte de que una llanta se nos pinche o dañe en el camino. Esta situación además de incomoda, suele ser un grave problema para algunos, si no se sabe como cambiar una llanta. Si estamos en un casco urbano, podríamos llamar por ayuda, ir a un centro de servicio, o solicitar una mano de los transeúntes.

Pero en caso de estar en las lejanías, o en una zona solitaria sin señal móvil para avisarle a alguien, ¿sabes cómo cambiar una llanta? Sí la respuesta es no, no te preocupes, pues con algunas claves principales serás capaz de cambiar llantas en pocos minutos y como todo un profesional.

Pasos para cambiar una llanta

El primer paso que debes hacer es, colocar el auto en una superficie plana y nivelada. Solamente si tienes la posibilidad de ello, esto es en caso de que veas el percance estando en un garaje o en la entrada para autos. Como sabemos que esto sucede muy rara vez, y que las llantas se pinchan normalmente en el camino, debes estacionar en un lugar lo más plano posible. Evita curvas ciegas o carriles donde transiten coches a alta velocidad.

Luces de emergencia. Una vez el vehículo se encuentre estacionado es muy importante encender las luces para indicar la alerta al resto de los conductores. De esta forma, podrán saber que te encuentras en un apuro.

Triángulo de seguridad. Al salir del vehículo para colocar los triángulos se debe ser consciente del tipo de vía en el que se está circulando. El triángulo se coloca perpendicularmente detrás del vehículo a unos 15 o 20 metros de distancia. Este elemento alerta de forma temprano a los conductores de que hay algo en el camino.

Coloca pedazos de madera o piedras grandes delante y detrás de la rueda. Asegúrate de que las ruedas no puedan girar. Si vas a cambiar una rueda trasera del auto, aplica el freno de mano.

Afloja las tuercas de la rueda. Ahora, encaja uno de los extremos de la llave de ruedas en una de las tuercas y gírala en sentido antihorario, dales vuelta hacia la izquierda hasta que rompas su resistencia. Puede que tengas que usar la fuerza de todo el cuerpo o apoyarte sobre un pie para lograr aflojarlas. Afloja las tuercas, pero no las quites completamente todavía.

Coloca el gato hidráulico por debajo del auto. El lugar correcto para posicionarlo suele estar debajo del chasis del vehículo junto al neumático que está desinflado. Muchos bastidores de autos tienen plástico moldeado en la parte inferior con un área despejada de metal expuesto específicamente para el gato.

Los autos más antiguos generalmente se levantan por el marco del chasis, los autos más modernos tienen dos marcas o pestañas en la unión debajo de la puerta en donde encaja el gato. Para levantar y evitar daños al vehículo de manera segura, sigue las instrucciones en el manual del propietario de su vehículo. Con el gato colocado correctamente, levanta el vehículo hasta que la llanta desinflada esté aproximadamente a seis pulgadas sobre el suelo.

Quita las tuercas completamente. Como ya las has aflojado, puedes desatornillarlos a mano. Retira la llanta ponchada, tirando suavemente hacia ti hasta que quede completamente libre del auto. Colócala de lado para que no se ruede.

Coloca el repuesto en el área alineando la llanta con los pernos de seguridad. Empuja suavemente hasta que los pernos sobresalgan a través del borde.

Aprieta las tuercas a mano y una vez que estén todos sujetados, revisa cada uno nuevamente, apretando lo más posible. Más adelante, los apretarás con la llave inglesa después de bajar el vehículo al suelo.

Usa el gato para bajar el vehículo de modo que la rueda de repuesto esté apoyada en el suelo, pero el peso completo del vehículo no esté completamente sobre la llanta. En este punto, debes apretar las tuercas con la llave, girando hacia la derecha, tanto como puedas. Empuja hacia abajo la llave de tuercas con todo el peso de tu cuerpo.

Lleva el vehículo hasta el suelo y retira el gato. Dale otra vuelta a las tuercas con la llave para asegurarte de que estén lo más apretadas posible.

Por supuesto, recuerda reemplazar tus llantas con frecuencia, es importante rotarlas de vez en cuando, así evitas que sean más propensos a pincharse durante el camino. Siempre es bueno evitar asimetrías y el ideal es que los cauchos de cada lado sean lo más iguales posible.

Una solución para poder ahorrar algo de dinero en la sustitución de los cauchos pasa por colocar las de la parte delantera, si aún se encuentran en buen estado, en la parte de atrás. A pesar de ello, no olvides que siempre se deben cambiar los dos cauchos del mismo eje a la vez para no comprometer la estabilidad del carro.